febrero 20, 2017

12 cosas que jamás te diré: Contéstame.


Cosa de dos, en una sola vida. Una razón discordante entre las consonantes del destino. Un día cualquiera, una mañana cualquiera, te preguntaría mi nombre. Sí, mi nombre completo. Si no sabes eso, te aseguro que no sabes nada de mí. ¿Qué es un nombre? solo palabras que atan el alma a una persona, la singularidad de lo abstracto en un mundo meramente físico. Y qué significa saber el nombre de una persona… nada, y a la vez: todo.

Entonces, ¿Cuál es la importancia de saber el segundo nombre de alguien o su segundo apellido? Bueno, si usted conoce pocas personas, no sería nada; si usted conoce a decenas de miles, necesitará de esas dos simples palabras para enlazar cientos de recuerdos a un rostro, a una vida, a un momento. Sí, hay personas con mala memoria (jajaja… recuerdo a unas tres personas así); sin embargo, ese detalle nos muestra la diferencia entre los/las amigos/as y los/las conocidos/as.

Así que, en ese día o en esa mañana cualquiera, cuando te llame a ti, mujer, por tu nombre completo, como muestra de la seriedad del asunto y te diga: “contéstame”… ¿Podrás hacerlo? A veces, la pregunta importa más que la respuesta. De igual modo, al que un nombre, marca la total diferencia respecto de lo que se siente y lo que se expresa. Somos la suma de tiempo, recuerdos e historias, y si no podemos darle una individualidad a todo eso: perdemos el momento, la oportunidad.


No hay comentarios.: